¡¡Por fin!! Tras mucho tiempo hablando de este mítico festival, finalmente pudimos asistir, aunque solo unos pocos de sus 8 días de duración.

La expectación era mayúscula, ya que este es un festival mítico dentro de la escena Reggae, que llevaba 16 ediciones celebrándose en Italia y que, debido a presiones gubernamentales en la cada vez más conservadora y radical Italia, había decidido buscar una nueva tierra prometida donde asentarse, y parece que por fin la encontró nada más y na menos que en nuestro Benicassim.

Nunca en nuestro país se habia celebrado un festival de estas dimensiones y con una filosofía orientada a la paz, la cooperación, la sostenibilidad y la concienciación, y el experimento era digno de ser tomado en cuenta.

Del 21 al 28 de Agosto, Benicassim se ha visto invadido por Rastas, ritmos jamaicanos, viajeros de todas partes del mundo y buenas vibraciones. El equipo de A Mestizarse!!! llegamos al festival el jueves 26 por la tarde-noche y nos fuimos el sábado 28, disfrutando de dos noches de conciertos espectaculares.

En primer lugar lo que soprende es el ambiente del festival: impera el “buen rollo”, el tomárselo todo con calma, la educación. La organización del festival se ha propuesto que todo funcione suavemente, sin problemas, y parece que la gente, no sabemos si por voluntad propia o por el alto consumo de marihuana, ha decidido que sea así.

Hablando con la gente de la zona que trabaja en el festival, todos manifiestan que, en comparación con el FIB que se celebra en este mismo recinto, todo es una balsa de aceite, la gente es educada y no da problemas, y no hay comas etílicos ni gente puesta hasta las cejas.

Además la Asociación Exodus, organizadora del festival, se ha implicado en la zona, a nivel social y económico, comprando la mayoría de las cosas en la zona dentro de su política de Km. 0, para repercutir en la economía local y evitar la producción innecesaria de CO2 con el transporte de mercancías desde largas distancias. Del mismo modo se han preocupado de contratar cuanta más gente mejor de la zona, y hay descuentos para la gente de los pueblos de los alrededores, así como entradas gratis para ancianos y niños.

La sensación del festival en el entorno es que es realmente positivo, esperemos que esto sirva para que se repita.

ORGANIZACIÓN

Quizá la nota negativa en la primera impresión ha sido el camping: apenas un solo árbol ni sombras. Siendo un recinto que lleva celebrando festivales desde hace años es raro que esto no se haya previsto. Esto ha pillado por sorpresa a la propia organización, que ha decidido invertir los ingresos producidos por el parking (3 €/dia/coche) en plantar árboles para compensar la huella de CO2 generada por el festival. Creemos pues, que muchos de esos árboles podrán ir a parar a la zona del camping, lo que sería maravilloso.

Respecto a los precios de las entradas, la política del festival me parece la mejor que he visto en un evento de estas características. 8 dias de festival, pero puedes comprar las entradas para los dia que te venga en gana. Y bo te obligan a pagar camping si no lo vas a a usar, como en la mayoría de festivales. 25 € por día + 5 € de camping por día. Si compras tres o más días de festival, el precio por día se que da en 20 € (más el camping). Precios asequibles para todo el mundo. Además, el camping tenia una zona especial para poder meter caravanas y furgonetas ¡¡Genial!!

La organización en general era un poco caótica y la gente de información no se enteraba mucho, además de que la mayoría eran italianos y a veces habia ciertos problemas con el idioma. Tuvimos un pequeños problema con las acreditaciones y nos dieron pulseras de abono normal en vez de las de prensa, pero luego pudimos ir solventando los problemas.

El departamento de atención a prensa se portó muy bien con nosotros desde el primer momento y nos pusieron todas las facilidades para todo lo que hiciera falta: entrevistas, cargar móviles y cámaras, conexión a internet, etc.

RECINTO

La entrada al festival era muy chula, con unas letras enormes con el nombre del festival y una pintada que ponía: “Estas abandonando Babilonia…” poniéndonos en situación para lo que se avecinaba.Lo primero es una inmenso mercadillo con todo tipo de productos, artesanía, productos para fumadores, grow-shops, ropa, discos, etc. Como ellos los llamaban “Mercadillo made in The World” ya que había productos de todas partes del mundo.

A continuación comenzaban los puestos de comidas del mundo, donde podias encontrar desde típica horchata valenciana con “fartons”, hasta comida Thai, pasando por creps, kebabs, comida vegetariana, bocatas variados y paella. Una orgía gastronónica.

De cara a precios, cada caseta ponía los precios que quería, siendo por lo general precios bastante asequibles, pero además la organización habia fijado los precios de las bebidas básicas, para que fuese asequible a todos los bolsillos. El agua de 50 cl. costaba 80 céntimos y la de 1’5 l. costaba 1,5 €. Los refrescos a 1’5 € y las cervezas a 2 y 3 €, algo totalmente inusual en los festivales de estas características.

Más allá se abría una gran explanada donde estaban los dos escenarios principales, el Main Stage y el Lion Stage. La gran sorpresa de este segundo escenario, el Lion, es que estaba totalmente alimentado por placas fotovoltaicas, de modo que el solito generaba toda la energía que consumía. En el lateral del escenario había una pantalla que reflejaba en tiempo real el consumo del escenario, el consumo total del dia y el acumulado del festival, y el equivalente en toneladas de CO2 que se había ahorrado.

A continuación, y repartidos por toda la extensión del festival teniamos los escenarios pequeños (Ska Club, Zion Town, DanceHall Yard) y los “clubs” gestionados por diferentes colectivos, donde habian sesiones a todas horas (Dub Sation, Juanita Club, Xpressing, etc…).

Además teniamos varios sitios por todo el festival, donde se realizaban actividades que iban más alla de lo musical. En The House of Rastafari y en la Reggae University se celebraban debates y conferencias sobre diferentes aspectos de la cultura Reggae y temas sociales. Tambien había un festival de cine Jamaicano y cursos de diferentes temas, desde baile Dancehall hasta aprender a tocar el Didgeridoo.

En la playa de Benicassim, que estaba a unos 20 minutos andando desde el festival, se había habilitado una zona llamada Rototom Sunbeach, de libre acceso a todo el mundo, con un escenario desde el que se hacian conciertos, sesiones y tambien había un sinfín de actividades, hasta las 19 h., ya que los conciertos en el recinto del festival empezaban sobre las 22 h.

Playita y buena música ¿que más se puede pedir?

LOS CONCIERTOS – Jueves 26

Y lo más importante del festival ¿que es lo que vimos por allí?

Lo primero que nos encontramos el día 26 fue el concierto de un mítico, Pablo Moses, que en el Main Stage dio su sesión de roots reggae de gran calidad.

Esa noche, en el Lion Stage se celebraba la Ladies Night, en laq que actuaban un montón de artista femeninas de diferentes paises. Nosotros pudimos ver un par de conciertos de la representación nacional, que creo que fue de lo mejor de la noche: e primer lugar vimos a Queen Smiley que dio un concierto divertido y animado. Y a continuación salió la gran Begoña Bang-Matu que con su mezcla de reggae y soul y esas tablas y carisma escénica de gran diva dio una lección de saber hacer, acompañada de una gran banda, y con las cantantes de queen Smiley como coristas.

Acto seguido pasamos nuevamente por el Main Stage donde Busy Signal, con una gran cantidad de público, estaba repartiendo estopa Dancehall a un público bastante entregado. A mi me sirvió para darme cuenta que soy de gustos más clásicos, ya que ese tipo de ritmos machacones me daban un poco de dolor de cabeza, pero parece que el ritmo más de moda en Jamaica tambien tiene aquí sus seguidores.

Max Romeo fue la sorpresa, ya que actuó sustituyendo a Tony Rebel y Queen Ifirica que no pudieron llegar por problemas burocráticos. Para mi fue un agradable cambio, ya que es uno de misartistas favoritos del género, y dio un concierto de gran altura, desgrananado todos sus clásicos como “War inna Babylon” o “Chase the devil”, aunque nos perdimos el final para poder ir al escenario “Ska Club” a ver a Roy Ellis “Mr. Symarip”, que dio un concierto un poco flojo al principio pero que fue ganando intensidad y que acabó con decenas de fans subidos al escenarios bailando con el sr. Ellis y su banda.

Acabamos esa noche bailando en la peculiar sesión que dio Skinny Banana Cap, el alter ego de Mucho Muchacho cuando se pone a los platos. Acompañado de un MC que metia frases y gritos sobre la música y bailaba como un energúmeno, Mucho Muchacho sorprendió por la calidad de su sesión donde alternaba temas clásicos de Hip-Hop ochentero con temas más actuales, reggae y cualquier cosa que se le ocurrió. Muy divertido.

LOS CONCIERTOS – Viernes 27

Tras pasar el día en la playita huyendo de las sofocantes temperaturas, regresamos al recinto a tiempo para presenciar unos cuantos conciertos. Un paseo por el Dub Station y el Juanita Club nos hizo bailar un buen rato con músicas diversas, de lo más latino (Juanita Club) hasta bajos atronadores en el Dub Station.

La Familia Torelli, en el Ska Club, dieron un concierto divertidísimo y animado que hizo bailar a todo el mundo y nos dejó con una sonrisa en la boca.

Mighty Diamonds, en el Main Stage, dieron un gran concierto clásico, pese a la ausencia de uno de sus cantantes. Llenaron el gran escenario del Main Stage con su presencia e hicieron cantar y bailar a todo el mundo.

De regreso al Ska Club, los Bandits dieron una gran demostración de fusión de Ska con Soul y volvieron a montar una fiesta en el escenario de ska de proporciones épicas.

De pasada por el Zion Town, los Revolutionary Brothers hicieron una sesión poderosa y terminamos en el Lion Stage donde había sesión de riddims (un poco pesados) que acabó con la actuación de Fidel Nadal, antiguo miembro de Todos Tus Muertos.

He de reconocer que el rollo este actual de Raggamufin me resulta bastante pesado y repetitivo. Fidel Nadal no me sorpendió nada, de hecho me resultó bastante aburrido, pero parece que a la gente le encantaba ese estilo. En fin, para gustos los colores.

CONCLUSIÓN

En resumen, la sensación que nos ha generado el festival ha sido plenamente satisfactoria. Pudiendo disfrutar de todos los estilos dentro de la música Jamaicana, con precios populares, organización aceptable, buen ambiente y mucha diversión.

Volveremos el próximo año sin duda alguna.

Y desde aquí queremos agradecer nuevamente a la organización, a la Asociación Exodus, por habernos puesto todo tan facil y por hacer un trabajo excelente.

¡¡Hasta el próximo Rototom!!

P.D. Si quereis ver todas la fotos que hemos hecho, pasaos por la Galería de Fotos del Festival

Más info: Página Web del Rototom Sunsplash

Categories: Cronicas, Festivales

One Response so far.

  1. […] Leer crónica AKPC_IDS += "10144,";Popularity: unranked Tags: A Mestizarse, Radio Carmona […]

Leave a Reply